¿Hacia el ‘Product Thinking’?

Los diseñadores como yo, que ya llevamos unos cuantos años por el mundo diseñando productos digitales, hemos visto con el paso del tiempo, a mi entender de forma absolutamente lógica, como nuestra francamente joven disciplina ha ido evolucionando no sólo hacia diseñar productos digitales de mayor calidad, cada vez más bonitos y agradables visualmente, sino en poner cada vez más en el centro de nuestro trabajo al usuario, en tratar de resolver a través del diseño problemas con los que el cada día mayor número de usuarios de medios digitales se encuentra.

En este sentido hace bastante tiempo que oímos hablar de conocer las necesidades reales del usuario, tener empatía con él o metodologías como design thinking o en nuestro sector, por ejemplo, se ha normalizado completamente el término ‘diseño de experiencia de usuario’ o ‘diseño UX’, – aunque podría perfectamente extenderse a otros sectores -, y que pone en el centro y objetivo de nuestro diseño al usuario, en tratar de mejorar su experiencia con nuestro producto, con todo lo que implica, y que pese a ser un término usado desde hace relativamente pocos años somos muchos los diseñadores que pensamos que siempre ha formado parte de nuestra profesión, en el sentido más amplio de la profesión, como solucionadores de los problemas que afectan a nuestros usuarios, a las personas.

Pero hay quien va más allá y piensa que el diseño UX tampoco es suficientemente satisfactorio, pues a menudo se queda en la simple realización de una serie de funcionalidades o características que acaban produciendo un producto más bonito y fácil de usar, que facilita la vida del usuario, pero que se queda precisamente en estas características o funcionalidades que al final son sólo son una pequeña parte del producto o del problema a resolver.

Por eso hay quien habla de Product Thinking o pensar en productos, lo que significa pensar de forma más global, pensar no sólo en los problemas específicos de los usuarios, sino en los trabajos a realizar, en los objetivos e incluso en los ingresos. Pensar en productos ayuda a desarrollar funcionalidades o experiencias que acaban siendo exitosas. Es por eso que en el momento de definir los problemas que aborda el producto, el diseñador debería hacerse preguntas del estilo:

  • ¿Por qué desarrollamos este producto?
  • ¿Quién tiene estos problemas?
  • ¿Cómo lo vamos a hacer?

… lo que proporcionará mucha más información que nos acercará a diseñar con mayores posibilidades de éxito.

Pensar en los productos aproxima a los diseñadores a diseñar los productos correctos para las personas adecuadas y a abordar realmente los problemas que tienen las personas. Ayuda a tomar las decisiones correctas y por lo tanto es la base para crear productos exitosos que los usuarios demandarán.

Product Thinking establece una mayor relación entre Product Management y Diseño UX/UI, por lo que genera productos más potentes. Por tanto, en esta sociedad que produce a gran velocidad nueva terminología, no sabemos si el término ‘product thinking’ u otro se consolidará en los próximos años, pero lo que es innegable es que cuanto más conocimiento tengamos del producto a diseñar, a todos los niveles, es evidente que tendremos un producto mucho más eficiente y satisfactorio y por lo tanto más exitoso para todos: usuarios, diseñadores, empresarios, eso sí, para que esto suceda las empresas deben ponerlo en valor y dotar de los medios necesarios para que los profesionales podamos realmente desarrollarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Resolvemos tu problema con solo una llamada

Introduce tus datos y te llamaremos cuanto antes.